El “Aplec de l’Esperit” viene a Terrassa

      La ciudad de Terrassa acogerá el sábado 22 de mayo el “Aplec de l’Esperit”. Me parece oportuno recordar brevemente la historia de esta iniciativa que ha ido adquiriendo  cada vez mayor relieve en la vida religiosa de las diócesis catalanas, en especial en el ámbito de la propuesta del Evangelio a los jóvenes.

      El “Aplec de l’Esperit” nació en 1978, con otro nombre, convocado por el “Moviment Escolta, Minyons Escoltes i Guies Sant Jordi”. Nace ya como expresión de un trabajo común en el ámbito de lo que llamamos pastoral de juventud, esto es, la propuesta cristiana a los jóvenes. El primero se celebra en Ciurana del 13 al 15 de mayo y con este lema. “Ciurana de l’Esperit”, que ya sitúa esta convocatoria juvenil en el clima espiritual de la presencia del Espíritu Santo en la Iglesia y en el mundo. Este sigue siendo el clima espiritual de todos estos encuentros.

      Siempre en el clima de Pentecostés, siguieron los del Miracle (1982), con un lema muy airoso: “Luz al viento del mundo”. El monasterio de Poblet acogió el encuentro de 1985, que en el austero marco del Cister buscó “caminos de participación, desarrollo y paz”. En el año 1988 –confirmado el ritmo trienal de estos “Aplecs” juveniles- los jóvenes se reunieron en Lleida, expresando “una fe, una comunidad, un futuro”. Tres años después (1991) los acogió la ciudad de Manresa, con un lema que era todo un programa evangelizador: “Jóvenes en la Iglesia, testigos en el mundo”.

      Los últimos cuatro encuentros han seguido el itinerario de las ciudades de Catalunya y siempre en Pentecostés. El de 1994 fueron acogidos en Girona, con un lema que me recuerda las exigencias evangelizadoras de mi lema episcopal: “Adéntrate en el mar”. El año 1998 se reunió el “Aplec” en Vilafranca, con un acto de fe en la fuerza del Espíritu Santo: “Déjale actuar. El Espíritu está contigo”. El 2002 nos acogió La Seu d’Urgell con un lema escrito con grafía juvenil e informal, pero que expresa una dimensión muy pascual: “Nacer de nuevo”. Y el 2007 nos acogió la histórica ciudad y sede episcopal de Tarragona, con un lema muy clásico y bien expresivo de la condición del cristiano: “Marcados por el Espíritu”.

     He recordado esta peregrinación a lo largo de nuestra geografía de este encuentro de jóvenes cristianos de Cataluña, Baleares y Andorra para concluir diciendo que ahora nos llega a Terrassa. Os invito a todos los diocesanos a participar en la acogida de los jóvenes cristianos llegados de nuestras tierras el próximo 22 de mayo, vigilia de Pentecostés. Durante unos años, mis germanos obispos me confiaron la pastoral de la juventud. Por este motivo, y por otras razones, siento como algo especialmente mío la responsabilidad del trabajo en el campo de la evangelización de los jóvenes.

     En este tiempo pascual la Iglesia nos invita a comprender, con signos diversos, que Jesús resucitado está presente en las comunidades de sus discípulos y que nos comunica con abundancia su vida y su Espíritu. Hoy nuestra misión entre los jóvenes no es fácil. Pero ni nos predicamos a nosotros mismos, ni contamos con nuestras fuerzas y capacidades. Intentamos que los jóvenes se puedan encontrar con Jesucristo, con la ayuda de la gracia del Espíritu Santo. Hemos de vivir y comunicar la promesa del Señor que es el lema del “Aplec de l’Esperit” del presente año: “Con vosotros cada día” (Mt 28,20).

     Dispongámonos a acoger este décimo “Aplec de l’Esperit” que viene a Terrassa como un signo de esperanza en la vitalidad presente y futura de la fe cristiana entre nosotros.

      + Josep Àngel Saiz Meneses

     Obispo de Terrassa

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Bisbe de Terrassa