El libro del Papa sobre Jesús de Nazaret

El 16 de abril, día en que el Papa cumplía 80 años, salía a la luz pública su libro Jesús de Nazaret. Del Bautismo a la Transfiguración, el primer volumen de una obra que el Papa espera completar en un segundo volumen.

 

       "No es un acto magisterial -dice el Papa en el prólogo-, sino que es únicamente expresión de mis investigaciones sobre el rostro del Señor. Por tanto, cada cual es libre de contradecirme. Pido sólo a las lectoras y a los lectores aquel presupuesto de simpatía, sin el cual no es posible ninguna comprensión." Me gustaría subrayar estas palabras, que encierran una sabiduría muy grande: discernir los prejuicios y las actitudes previas con las que nos situamos ante las personas y los hechos a la hora de emitir, para nosotros mismos o también para los demás, nuestras opiniones y nuestros juicios.

 

            La presentación del libro tuvo lugar el viernes 13 de abril en el Aula del Sínodo y, junto con otras personas, intervino el arzobispo de Viena, cardenal Christoph Schönborn, que fue primero alumno del profesor Ratzinger y más tarde colaborador suyo, especialmente en las tareas de la redacción del Catecismo de la Iglesia catòlica.

 

            Schönborn afirmó la necesidad de este libro porque -dijo- "en el mercado público de los medios se ponen a la venta, sin pausa, descubrimientos aparentemente nuevos que deberían revelar una historia completamente diversa de Jesús de Nazaret. La presentación bíblica y eclesial de la figura de Jesús sería una estafa de sacerdotes y un embrollo de la Iglesia. La verdad sobre Jesús sería ofuscada por oscuros conspiradores, localizados preferentemente en el Vaticano. La duda sobre la credibilidad histórica de la imagen del Jesús de los Evangelios proviene, sin embargo, desde dentro de las propias líneas. Desde hace más de 200 años, la crítica histórica de la Biblia ha puesto en discusión casi todo lo que en la Biblia se puede encontrar sobre Jesús. La fe de la Iglesia aparece así como una divinización posterior de Jesús de Nazaret, del que en realidad no se sabe nada cierto".

 

Esto último es lo que todos esos intentos han podido dejar en el ánimo de no pocas personas: que nosotros sabemos bien pocas cosas ciertas sobre Jesús y que sólo más tarde la fe en su divinidad plasmó su imagen. Esta impresión, mientras tanto, ha penetrado profundamente incluso en la conciencia de muchos cristianos. "Una situación así -escribe Josep Ratzinger en el prólogo de su obra- es dramática para la fe, porque convierte en incierto su auténtico punto de referencia: la íntima amistad con Jesús, de la que todo depende, amenaza con agostarse inútilmente en el vacío".

 

            Quien haya seguido la producción de obras sobre Jesús en los últimos decenios reconocerá la exactitud de este diagnóstico. A esta situación es a la que ha querido salir al paso el Papa, y no con una imposición doctrinal, sino con una obra que él mismo somete a la crítica del mundo científico de la exégesis y de la hermenéutica bíblicas. El suyo es un testimonio cristiano lleno de valentía y de honestidad intelectual.

 

            "He intentado -escribe Ratzinger- presentar el Jesús de los Evangelios como el Jesús real, como el Jesús histórico en su sentido auténtico y verdadero. Estoy convencido, y espero que de ello pueda darse cuenta el lector, de que esta figura es mucho más lógica y desde el punto de vista histórico también más comprensible que las reconstrucciones con las que hemos tenido que confrontarnos en los últimos decenios. Sostengo que este Jesús -el de los Evangelios- es una figura históricamente sensata y convincente."

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa    

     

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Bisbe de Terrassa