Jóvenes, ¡os necesitamos!

            Uno de los actos religiosos de la archidiócesis de Buenos Aires es la llamada “Marcha juvenil del Corpus Christi”. Jóvenes cristianos siguen una ruta por las calles de la ciudad y después participan con el arzobispo en la eucaristía de la fiesta, junto con toda la comunidad cristiana porteña.

 

           El 13 de junio de 2009 el arzobispo Jorge Mario Bergoglio –hoy el Papa Francisco- les pronunció un “speech religioso” previo a la marcha muy interesante y significativo. Recojo lo esencial, porque me parece que va al fondo de lo que la Iglesia pretende con la iniciativa que celebramos hoy, cuarto domingo de Pascua, la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, tanto las vocaciones al sacerdocio como a la vida religiosa, y también vocaciones al matrimonio y a la familia cristiana.

 

El cardenal Bergoglio solía plantear las cosas por la vía directa. Y les dijo claramente: “Os quiero decir que nosotros necesitamos de vuestros sueños. Una sociedad donde los jóvenes no sueñan está muerta. Necesitamos de vuestras utopías. Que las plantéis en el tejido social y hagan reverdecer a aquellos que estamos viendo tan alicaídos”.

 

Y rubricaba su invitación diciéndoles: “Animaos a soñar. No os durmáis. Los jóvenes dormidos no sirven. Animaos a soñar. Animaos a caminar y, entonces sí, a jugarse la vida por el Señor”. Recién elegido Papa, el cardenal Bergoglio deseó que “hubiera una gran fraternidad”. Esto mismo es lo que les dijo al iniciar la marcha del Corpus Christi: “Jesús caminó con vosotros y va a seguir caminando hasta la plaza. Jesús tiene un mensaje que es el sueño más grande: que somos todos hermanos. El mensaje del amor. Vosotros lo podéis dar”.  

 

Y añadió, dejando bien claro su mensaje con una imagen muy expresiva. “Así como una vez os dije: ojo, que no os metan la mano en el bolsillo y os roben la esperanza; hoy os digo: que no os tiren un jarro de agua y os apaguen los sueños. Y, creedme, que los mayores y toda la ciudad necesitamos que vosotros os juguéis la vida por Jesús”.

 

Ya en Roma, el Papa Francisco ha publicado un mensaje para esta jornada de oración que celebramos cada año en este cuarto domingo de Pascua, mensaje cuyo amplio contenido no puedo recoger en la brevedad de este comentario. En él, el Papa compara la vocación con un camino, con un éxodo, un salir de uno mismo para centrar la existencia en Cristo y en su Evangelio. Y afirma que tanto en la vida conyugal, como en la consagración religiosa y en la vida sacerdotal, estamos llamados a vivir un “éxodo” que nos conduce a un camino de adoración al Señor y de servicio a él en los hermanos y hermanas”.

 

Deseo resumir mi petición, ratificando cuanto ya dije con motivo del Día del Seminario: ¡Jóvenes, os necesitamos! Y lo que es más importante: ¡Cristo os necesita! Para seguir cumpliendo su misión al servicio del Reino de Dios por medio de la Iglesia. Os invito a rezar por esta intención e invito a las familias cristianas a pedir al Señor que quiera llamar a alguno de sus hijos a la vocación sacerdotal, alguno de sus hijos o hijas a la vocación religiosa. Va en ello el futuro del servicio que la Iglesia ha de prestar al mundo imitando lo que hizo nuestro Señor Jesucristo.

 

+ Josep Àngel Saiz Meneses

 

Obispo de Terrassa

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Bisbe de Terrassa