Misión de Càritas en tiempos de crisis

      Diversas circunstancias dan un especial relieve a la fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo – el Corpus Christi- de este año.   La primera ha sido la celebración, del 27 al 30 del pasado mes de mayo, del X Congreso Eucarístico Nacional en Toledo para el que se ha escogido este lema: “Me acercaré al altar de Dios, la alegría de mi juventud”. Se han elegido estas palabras del salmo 43 para poner a los jóvenes también como destinatarios de este congreso. Sus objetivos son: profundizar en el conocimiento de la eucaristía, revitalizar la celebración y la adoración eucarísticas y vivir la eucaristía como signo de caridad.

      En nuestra diócesis de Terrassa vivimos todavía los ecos del décimo “Aplec de l’Esperit”, celebrado el pasado 22 de mayo y cuyo lema fue “Con vosotros cada día”. Realmente, en la eucaristía se hace realidad esta presencia de Jesús entre nosotros hasta el final de los tiempos. Santa Teresa del Niño Jesús descubría la grandeza de la bondad y la misericordia de Dios en la debilidad de un Niño en Belén, en la humillación de un hombre ejecutado en una cruz y en la sencillez de un trozo de pan y un poco de vino. Y un Dios que así manifiesta su proximidad con la humanidad, la santa carmelita descalza de Lisieux decía que no podía dejar de amarlo.

      En el recuerdo, pues, de nuestro Aplec de l’Esperit y en el horizonte de la Jornada mundial de la Juventud a celebrar en Madrid en agosto del próximo año, mi deseo y mi plegaria es que los jóvenes descubran este manantial de amor y de vida verdadera que es la eucaristía. Los jóvenes desean el amor, la paz y la unidad. Quiera Dios que lo descubran en esta fuente.

     Una segunda circunstancia de este Corpus Christi es que se celebra dentro del Año Sacerdotal. Es muy importante recordar que sin sacerdotes las comunidades cristianas no tendrían este don precioso que es la eucaristía. En efecto, los sacerdotes, haciendo las veces de Cristo (cf. CEC 1548), perpetúan su presencia sacramental a través de los tiempos, según las palabras del Señor: “Hace esto en conmemoración mía”.

     Durante este Año Sacerdotal, Benedicto XVI ha pedido a los sacerdotes que sean fieles  a la vocación recibida de Dios al servicio de la Iglesia y de los pobres; y ha pedido también al pueblo creyente que ore para que los sacerdotes sean una prueba de amor del corazón de Cristo y estén, de este modo, al servicio de la vida”. Hemos de orar y trabajar por suscitar vocaciones sacerdotales.

     Una tercera circunstancia es que la fiesta del Corpus Christi coincide con el Dia de la Caridad. Es la jornada en que Cáritas Diocesana da cuenta de sus actividades y pide la colaboración económica de todo el pueblo cristiano para poder seguir realizando su servicio a las personas que pasan por momentos de especial penuria y necesidad. La Iglesia, desde los primeros tiempos, unió la eucaristía y la solidaridad con los pobres, personificados en las viudas y en los huérfanos.  En estos momentos de crisis, los cristianos hemos mantener bien vivo nuestro sentido de solidaridad. La sensibilidad social forma parte de la misma esencia de nuestra fe. Cáritas, presente tanto en el ámbito de toda la diócesis como en el de cada una de las comunidades parroquiales, nos lo recuerda en este día. Y hemos de responder a su llamada según las posibilidades de cada uno.

     + Josep Àngel Saiz Meneses

     Obispo de Terrassa

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Bisbe de Terrassa