Pentecostés (20/05/2018)

Escudo Episcopal de Obispo de Terrassa Este domingo celebramos la solemnidad de Pentecostés. El día de Pentecostés se produce un acontecimiento que configura la Iglesia y le da un fuerte impulso para su misión. La venida del Espíritu Santo convierte a los Apóstoles en testigos de Cristo resucitado; reciben la luz para comprender la palabra de Jesús y la misión que tienen que desarrollar; reciben la fuerza que los capacita para dar testimonio con audacia y fortaleza. En este fin de semana coinciden diversos eventos de Iglesia en nuestra diócesis, que expresan la riqueza y complementariedad de la vida diocesana. El sábado 19 y domingo 20 tendrá lugar el Aplec de l’Esperit, un encuentro de jóvenes católicos convocada por los obispos catalanes.. Serán dos días de actividades, conferencias, oración, música y momentos para compartir la fe con jóvenes de todas las diócesis catalanas este año en la ciudad de Tortosa y el Delta del Ebro. En la solemnidad de Pentecostés celebramos también el día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar, que nos ayuda a ser cada día más conscientes de que en la Iglesia, nacida bajo el impulso del Espíritu Santo, los laicos tienen un papel fundamental en esta nueva etapa de la evangelización, a la que hemos sido convocados reiteradamente por los últimos pontífices. Entre los días 18 y 21, la ciudad de Terrassa acoge a su vez la Romería del Rocío en Catalunya, organizada por la Federación de Entidades Culturales Andaluzas en Catalunya y diferentes hermandades rocieras presentes en las diócesis con sede en Cataluña. Pero sobre todo, hay un acontecimiento muy especial para nosotros: el décimo aniversario de la declaración de la Mare de Déu de la Salut como patrona de nuestra diócesis. El 11 de mayo de 2008 nos reuníamos en Sabadell para proclamar que la Virgen Madre de Dios, bajo la advocación de la Salud, se convertía en la patrona de nuestra joven diócesis de Terrassa. María nos bendijo también en aquella ocasión con el don de la lluvia, tan necesaria en aquellos momentos. Etimológicamente el término patrocinio significa protección, auxilio y defensa. Para nosotros, como cristianos expresa sobre todo la confianza en la protección y en el auxilio de María. El libro de los Hechos de los Apóstoles narra como después de la Ascensión del Señor los discípulos perseveraban en la oración con un espíritu unánime, acompañados por María, la madre de Jesús (cf. Ac 1, 14). Ella, efectivamente, está presente en el inicio de la peregrinación de la Iglesia en Pentecostés. También María está presente en los inicios de nuestra vida diocesana y por ello fue declarada patrona de la nueva diócesis erigida el año 2004. Han pasado ya diez años desde aquel acontecimiento que congregó a los diocesanos provinentes de los grupos, parroquias y arciprestazgos del Vallés Oriental y el Vallés Occidental en un acto solemne y emotivo a la vez. Desde entonces el Santuario de La Salud, tan querido en la ciudad de Sabadell como propio, acoge peregrinos de toda la geografía diocesana y numerosos actos y jornadas. Deseo que la celebración de este décimo aniversario sea una ocasión propicia para renovar nuestra devoción filial a la Virgen para poner bajo su mirada los proyectos, anhelos e ilusiones a fin de que ella nos ayude a vivir en medio de nuestro mundo la misericordia y el amor de su Hijo, que es la verdadera fuente de Salud para nosotros y para toda la humanidad.  

+ Josep Àngel Saiz Meneses
Obispo de Terrassa

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Bisbe de Terrassa