Realidad virtual y mundo real

      En esta fiesta de la Ascensión del Señor celebra la Iglesia la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, el tema de la cual anuncia cada año el Santo Padre, el 24 de enero, coincidiendo con la fiesta de San Francisco de Sales, patrón de los periodistas. Este año la Jornada tiene este lema: “Verdad, anuncio y autenticidad de vida en la era digital”.

      Es grande el interés de Benedicto XVI por las nuevas formas de comunicación y en los últimos años se ha interesado en especial por las consecuencias de la comunicación digital y se ha referido a las posibilidades que representan las nuevas tecnologías de la comunicación para la difusión del Evangelio de Jesucristo y de la doctrina cristiana.

      Lo afirmaba de modo contundente en su exhortación apostólica Verbum Domini (“La palabra del Señor”), en la que dedica todo un apartado a “la Palabra de Dios y los medios de comunicación social” (n. 113). “En el mundo de Internet –dice el Papa-, que permite que  millones y millones de imágenes aparezcan en un número incontable de pantallas de todo el mundo, deberá aparecer el rostro de Cristo y oírse su voz, porque si no hay lugar para Cristo, tampoco hay lugar para el hombre”.

        No se puede decir que los cristianos hayamos permanecido inactivos ante las nuevas tecnologías de la comunicación. Todo lo contrario. Existen numerosas iniciativas y las instituciones cristianas y de la Iglesia católica se han esforzado y se esfuerzan por hacerse presentes en esta nueva Acrópolis. Son muy numerosas las diócesis, las parroquias y las instituciones cristianas que tienen su propia página web.

     El Papa reconoce, en el documento que ha citado, que “la adquisición de nuevos métodos para transmitir el mensaje evangélico forma parte del constante impulso evangelizador de los creyentes, y la comunicación se extiende hoy como una red que abarca todo el globo”. Y expresa su agradecimiento a los católicos que, con competencia, están comprometidos en una presencia significativa en el mundo de los medios de comunicación.

     “La Palabra divina –dice también el Papa- debe llegar no sólo a través del lenguaje escrito, sino también mediante otras formas de comunicación. Refiriéndose concretamente a Internet, el Papa reconoce que “representa un nuevo foro para hacer resonar el Evangelio”. Pero a este respecto hace una advertencia que me parece muy oportuna. Pide el Papa nada menos que esto: que seamos “conscientes de que el mundo virtual nunca podrá reemplazar al mundo real, y que la evangelización podrá aprovechar la realidad virtual que ofrecen los new media para establecer relaciones significativas sólo si llega al contacto personal, que sigue siendo insustituible”.

     Por eso, como dice en el mensaje con motivo de esta jornada de hoy, el Papa no duda en recordarnos que “existe un estilo cristiano de presencia también en el mundo digital, caracterizado por una comunicación franca y abierta, responsable y respetuosa del otro”. Porque la cuestión fundamental, ante las nuevas redes sociales, es ser una persona auténtica reflexiva; es decir, no caer en la autocomplacencia de construir una “imagen pública falsa” y actuar con capacidad crítica ante los mensajes que recibimos.

     + Josep Àngel Saiz Meneses

     Obispo de Terrassa

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Bisbe de Terrassa