Un nuevo administrador diocesano (20/06/2021)

Un nuevo administrador diocesano (20/06/21)

 El tiempo avanza y ahora me corresponde presentarme como Administrador Diocesano de la diócesis de Terrassa, además de ser el Obispo auxiliar que ya conocéis. El traslado inesperado de quien ha sido durante años nuestro obispo y pastor, Mons. Josep Àngel Saiz Meneses a la Archidiócesis de Sevilla ha provocado, ciertamente, algunos cambios que hace unos meses seguramente  ni los habíamos pensado, y entre ellos, el del nombramiento de un administrador diocesano. En un primer momento lo ha sido el obispo Josep Àngel y actualmente, un servidor. El administrador diocesano ejerce las funciones del obispo con algunas limitaciones y hasta que el Santo Padre quiera nombrar un obispo definitivo.

La Iglesia, que es madre, tiene previsto desde antiguo este tipo de acontecimientos, y en concreto está previsto y regulado por el Código de Derecho Canónico qué debe hacerse en el caso del traslado de un obispo.

Así, se establece que una vez haya cesado el obispo o el  Consultores, que es un órgano colegial que habitualmente colabora con el obispo y le asesora en determinados asuntos, y que en el caso de traslado del obispo debe escoger un administrador diocesano.

Eso es lo que ha sucedido esta semana, y un servidor ha sido escogido como Administrador Diocesano de Terrassa. Me presento pues, como decía, a vosotros como vuestro Administrador Diocesano hasta que tengamos un obispo definitivo.

Y además de presentarme a vosotros y a toda la diócesis de Terrassa, como primera actuación mía, os pido oraciones. Que hagamos plegarias en las parroquias, en las comunidades religiosas y cristianas de todo tipo, que recemos por el actual Arzobispo de Sevilla, Mons. Josep Àngel Saiz Meneses, por este nuevo Administrador Diocesano de Terrassa y también, y sobre todo, por aquél que la Providencia divina quiera enviarnos como Obispo residencial en el momento en que así quiera disponerlo el Santo Padre.

Sabed todos, presbíteros, diáconos, seminaristas, miembros de la vida consagrada y laicos de la diócesis de Terrassa que tenéis la seguridad de mi oración y mi disponibilidad para con todos vosotros y para vuestras intenciones para continuar avanzando en el desarrollo de la vida de nuestra diócesis a través de las parroquias, comunidades religiosas, delegaciones, consejos, movimientos e instituciones religiosas.

+ Salvador Cristau i Coll

Bisbe Auxiliar

Contenido relacionado

Carta Dominical 20/06/2021